diciembre 25, 2011

A celebrar!

Y al fin llegó Navidad.
Soy adulta. Sin embargo, esta fecha sigue siendo especial. Y ya no sólo por mí, sino que además, y de manera más importante, por mi familia, por mi pequeña hija, que emocionada percibe que el ambiente es diferente, más animado que lo habitual, con preparativos de diversa índole, con ganas de celebrar...
Por estos días, es momento de agradecer todo lo que tenemos, lo que Dios nos ha dado. Y lo que no tenemos, también debemos agradecer, porque por algún motivo eso será así...
Esta es la segunda Navidad con mi esposo e hija. Muy especial, única. Con la tradición instaurada de no enfocarnos en los regalos, pero, a pesar de eso, darle la oportunidad a nuestra diva hermosa de abrir unos obsequios al despertar, como lo hacía yo cuando era pequeña...espero ver su rostro de asombro en unas horas más...
Sí, es una fecha especial. Pero no sólo hoy tenemos que agradecer. Esta actitud debería estar presente todos los días del año.  No en vano, somos privilegiados de tener vida, salud y una familia.
Espero que todos logren disfrutar y acceder al verdadero sentido de la Navidad.
¡Felicidades!

No hay comentarios:

Publicar un comentario